Continuaremos nuestro camino por esta balconada de dos plantas, desde la que se dominan unas espectaculares vistas del Albaycín, con el cauce del Río Darro separándolo de la Alhambra.


Cuando lleguemos al jardín, accederemos al siguiente paso.