Esta primera sala es la Sala del Mexuar.

Su configuración original sufrió grandes cambios con la llegada de los reyes cristianos.

Originariamente, las ventanas laterales no existían y la parte central del techo estaba abierta a modo de patio.

Por otro lado, existió una habitación elevada, en la que el Rey recibía a sus súbditos tras una celosía para no ser visto.

Todas estas modificaciones se realizaron para convertir esta sala en capilla y la estructura de madera que vemos al fondo de la habitación es lo que queda del coro que se instaló para el nuevo edificio religioso.

En la pared por la que hemos entrado, podemos ver unos azulejos que presidieron el altar de la capilla.

Estos representan las columnas del Emperador Carlos V.

En esta sala, destacan sobre todo, los capiteles sobre las cuatro columnas, que van ganando en peso y decoración hasta llegar al techo.

Estos techos,anuque son de época cristiana, se manufacturaron usando fragmentos originales nazaríes.

Acerquémonos hasta la puerta del fondo.