Todo lo que hasta ahora hemos visto es sin duda de una gran belleza, pero lo que a partir de ahora van a disfrutar nuestros sentidos, lo recordaremos el resto de nuestra vida.

Estamos en los Palacios Nazaríes.

Estos palacios son la casa real de los monarcas de Granada.

Aquí desarrollaban, tanto su vida oficial, como familiar.

El conjunto está formado por tres palacios, construidos por distintos reyes.


El más antiguo, es el Mexuar.

Posteriormente, Yusuf I, construye el Palacio de Comares y finalmente, Muhamad V añadió el Palacio de los Leones.

Cada vez que se ampliaba esta residencia real los distintos palacios tomaban funciones concretas.

De este modo, cuando los tres palacios fueron finalizados, cada uno se utilizaba para las siguientes funciones reales.

En el Mexuar, se administraba la justicia y se llevaban a cabo audiencias dirigidas al pueblo.

El Palacio de Comares, era la residencia oficial del monarca, mientras que el de los Leones, era el harem o lo que es lo mismo, la residencia de la familia real.


La visita se organiza siguiendo el mismo orden que hemos usado hasta ahora; primero el Mexuar, luego el Palacio de Comares y finalmente, el que alberga el patio más famoso del mundo, el Palacio de los Leones.


Mientras esperamos en la puerta, podemos ver a nuestra izquierda un jardín del primer palacio; el Jardín de Machuca.

Se le dio este nombre porque en su torre, el arquitecto del Palacio de Carlos V, guardaba los planos de su obra.


Por otro lado, si aún estamos a tiempo, es recomendable visitar la habitación, cuyo acceso se abre a nuestra derecha en el Palacio de Carlos V.

Aquí existen varias réplicas y maquetas que ayudarán a nuestra visión de la Alhambra.


Cuando accedamos y lleguemos a la primera sala, comenzaremos con el primer paso.