Estamos sobre la Torre del Cubo, añadida tras la conquista cristiana.

Como podemos ver no tiene esquinas.

Esta característica le dota de mayor resistencia ante los impactos de la artillería.

El resto de torres, las de planta cuadrada, fueron construidas antes de la aparición de este armamento pesado.

Tras su construcción, servía de enlace entre la Alcazaba y el mercadillo que se celebraba junto a ésta.


Desde aquí, tenemos unas preciosas vistas del barrio del Albaycín hacia el frente y del Palacio de Carlos V a la derecha.

Justo en frente, podemos ver el famoso Mirador de San Nicolás.

Desde éste, Bil Clinton dijo que se veían los mejores atardeceres del mundo.

El Mirador de San Nicolás es la pequeña explanada que vemos pintada de blanco, delante de la iglesia también encalada.

En el extremo derecho de nuestra panorámica, encontramos la Abadía del Sacromonte.

Por último, bajo nuestros pies, una zona de obligada visita en Granada; el Paseo de los Tristes, el lugar más bohemio de la ciudad.


Continuemos nuestro camino, bajando por la escalera.

Una vez abajo seleccionaremos el siguiente paso.