Al acceder a la Alcazaba, lo primero que sorprende es la imponente Torre de la Quebrada.

Ésta es la primera que encontramos y de la que vemos su parte posterior.

Junto a ella, como si de dos gemelas se tratara, se sitúa la Torre del Homenaje la más alejada de la puerta de entrada y de la que hablaremos cuando tengamos mejor perspectiva.

Ahora, continuaremos nuestro camino por este estrecho callejón, hasta llegar a la escalera del fondo.

Subiremos por ella.