La Alcazaba que ahora nos disponemos a visitar, fue el origen de la Alhambra.

Antes de su construcción, los reyes de Granada habitaban en el Albaycín, que es el barrio que vemos en la colina del lateral.

Sin embargo, cuando el Rey Alamar accede al trono, decide construir aquí su residencia.

Este rey entendía que este monte, frente a la alcazaba vieja, era más seguro.


La gran alcazaba que se alza ante nuestros ojos fue construida sobre los restos de un antiguo castillo, en una ladera rocosa del monte.


La alcazaba de la Alhambra, como cualquier otra alcazaba, era el centro militar de la ciudad.

En ella, se aglutinaban los ejércitos cuyos soldados disponían de barracones, caballerizas, baños y todo lo necesario para una vida militar.

Sin embargo, esta alcazaba también cumplió en sus orígenes funciones de Alcázar, puesto que como ya hemos visto, fue residencia del Rey Alamar.

Está defendida por dos murallas sobre las que transcurre el Camino de Ronda que unía todas las torres de la Alcazaba.

Entre ambas murallas transcurre un foso, que en caso de ataque sería llenado de agua.

Frente a un ataque, la Alcazaba siempre suponía el último bastión defensivo.

Su estructura, absolutamente ideada para la defensa, era una garantía de supervivencia ante el enemigo, situado muy por debajo del defensor del recinto.

Salta a la vista que este conjunto es un recinto inexpugnable, de fácil defensa y difícil asalto.

No en vano, jamás fue conquistado.

Ya sabemos que la Alhambra fue entregada a los Reyes Católicos, tras un largo asedio y posterior rendición.


Antes de comenzar la visita a la Alcazaba, miremos a nuestra espalda; hacia el Palacio de Carlos V.


Los dos edificios, ideados como símbolo real de dos imperios, siguen enfrentándose después de siglos, mostrando el poder que sus moradores ostentaron.

La explanada que se abre entre ellos, los separa y los une al mismo tiempo.

Esta explanada es conocida como Explanada de los Aljibes.

Este nombre le viene dado por el enorme aljibe, mandado construir por los Reyes Católicos, que existe bajo el suelo.


Ahora, podemos comenzar la visita a la Alcazaba.