Tras la puerta que acabamos de pasar, flanqueada por dos leones y el escudo de los Mendoza, accedemos a los Jardines Altos.

En la antigüedad estos jardines eran un olivar.

Hoy encontramos diversas especies vegetales como abetos, magnolios o cipreses.

Lo más interesante de estos jardines es la escalera del agua, cuyos pasamanos son pequeños canales por los que corre el agua.

Inicialmente estos canales estaban cubiertos de azulejos, lo que debía dotar de un especial color y brillo al hídrico recorrido.

Desde la zona más alta, podemos acceder a la parte superior del pabellón.

Estas habitaciones son relativamente modernas y apenas tienen interés.

Lo más destacable de ellas son las vistas que se dominan.

Acerquémonos hasta allí, girando a la izquierda.

Cuando lleguemos, accederemos al siguiente paso.